August 06, 2014

Caricias


Cocinar es una de aquellas actividades que son muy relajantes y estresantes al mismo tiempo. 
El arte de crear algo nuevo a partir de los mismos elementos comestibles que utilizamos siempre, 
se transforma en un goce; pero la posibilidad de que no resulte, o bien voltear 
y ver toda la loza que hemos ensuciado y deberemos lavar... eso es definitivamente estresante.

Hoy les presento a las "Caricias", también conocidas como mi última entrega de taller... 
sí, wtf? ¿taller? ¿No estudiaba diseño?
Creo que la mitad de las personas, no, yo diría que todas las personas a quienes les conté 
me miraron con cara curiosa y me preguntaron por qué cocinaba para taller de diseño. 
En este caso no entraré a explicar, pero les contaré un poco más acerca de esta creación culinaria.

El envoltorio está hecho con pasta brick, una especie de panqueque pero diez veces más delgado, 
y por lo mismo, es súper crujiente. En su interior, el relleno está compuesto por salsa blanca, pollo, 
cebollín, champignones y aceitunas negras, por lo tanto es blandísimo, creando un muy 
agradable contraste con su exterior.
En cuanto a su sabor, seré honesta, no voy a caer en la falsa modestia y lo voy a decir sin tapujos: 
me quedar súper ricas. Así también debo agregar que lo que llevaron mis compañeros estaba exquisito 
y ese día nuestro almuerzo fue inigualable: nuestros estómagos estaban llorando de felicidad.
Si les interesa, puedo contarles en otro post cómo hacer la pasta, y algunos tips para que se 
ahorren los errores que yo cometí... ¡Me cuentan si les tinca!

Nos vemos,
besos.

1 comment:

  1. Se ven muy ricos, a mi me encantaría que dieras la receta y como hacerlos :D

    http://bitacoradelua.blogspot.com/

    ReplyDelete